Imprimir RFC desde el SAT con CURP

Estuve buscando en Internet una guía que me dijera como imprimir RFC desde el SAT con CURP. No obstante, no poder encontrar ninguna que cumpliera con mis requerimientos. Fue por eso que decidí reservar una cita en el SAT y preguntarle a la persona que me atendió, cuáles eran los pasos para poder realizarlo sin tener que dejar mi lugar de trabajo o mi hogar.

El muy amablemente me compartió una serie de instrucciones muy fáciles de seguir, mismas que deseo plasmar en el artículo del día de hoy, pues de esa manera cada vez más personas podrán saber la forma de imprimir RFC.

No todas las Cédulas de Identificación Fiscal que se entregan en el SAT son iguales. Por ejemplo, las que corresponden a las Personas Morales tienen datos que están intrínsecamente relacionados con la creación de la empresa y por tanto en su CIF no se incluye ningún dato personal de los socios.

Sin embargo, tampoco podemos hablar de Cédulas idénticas en el caso de las Personas Físicas, pues no en todas las constancias aparece la Clave Única de Registro de Población. Esto se debe a que no todos los ciudadanos se registran de la misma forma en el Servicio de Administración Tributaria.

Hay quienes optan por meter su información en la sección del portal “Preinscripción”. Con este método, los individuos introducen cada uno de sus datos personales de manera manual. Es un proceso lento pero muy efectivo, según afirman quienes ya lo han probado.

Cuando ellos terminan de responder cada una de las casillas del formulario para convertirse en Personas Físicas, envían sus datos directamente al SAT, para que éste les genere su RFC con homoclave.

Luego tienen que esperar al menos 10 días, a recibir la respuesta por medio de correo electrónico, en la que les otorgan su número de folio, para que puedan recoger sus documentos.

En este caso, los interesados pueden acudir sin previa cita o bien agendar una por teléfono o por Internet.

Por otro lado, solamente los trabajadores asalariados son los únicos que pueden inscribirse al RFC utilizando su constancia de CURP, pues ellos no tienen la obligación de llevar a cabo sus declaraciones anuales.

Como sabes, en el caso de estos trabajadores, la persona encargada de sufragar los impuestos en tiempo y forma es quien los contrata.

Todas las personas y empresas pagan impuestos dependiendo de la cantidad de ingresos que reciban. Dicho de otra manera, entre mayores sean tus ganancias, mayor será el porcentaje que le tendrás que devolver al fisco.

Una de las ventajas de adherirse al RFC por Internet con la CURP es que una sección completa del formulario se llena de manera automatizada, pues como sabes este documento creado por el Registro Nacional de Población incluye el nombre completo, fecha de nacimiento, lugar de nacimiento y otros datos relevantes de los ciudadanos.

Si quieres obtener tu RFC con la constancia del RENAPO, sólo debes elegir la opción “Inscripción con CURP” en el apartado de trámites de la página oficial del SAT.

Cosas que puedes hacer teniendo RFC

El Registro Federal de Contribuyentes, mejor conocido como RFC es un documento que se obtiene por medio del SAT (Servicio De Administración Tributaria), en México.

Este documento es básicamente una clave conformada por letras y números, por lo tanto, es un código alfanumérico, muy similar al CURP que se utiliza para la declaración de impuestos.

Cosas que puedes hacer teniendo RFC

En otras palabras, el RFC actúa como la representación de un habitante en la base de datos del Registro Federal de Contribuyentes, es decir, como el comprobante de la inscripción.

¿Cómo está conformado el RFC?

El RFC es un documento, como se menciona anteriormente, muy similar al CURP, puesto que está conformado por una serie de dígitos alfanuméricos que lo arman en un orden preciso.

Los datos que se utilizan para formar los 13 caracteres del RFC son básicamente los de la CURP, es decir, los nombres y apellidos, y el día, mes y año de nacimiento.

La similitud que tiene el sistema del RFC con la CURP son los dígitos que conforman una homoclave, esto no es más que dos caracteres que cumplen una doble función ante el Servicio de Administración Tributaria.

La primera función es evitar que la clave sea duplicada, y, por lo tanto, pueda afectar el registro ante el SAT. La segunda se trata del control que obtiene esta base de datos de todos los ciudadanos inscritos en el sistema.

¿Para qué sirve el RFC?

Como su nombre lo indica, el RFC sirve para que el Servicio de Administración Tributaria pueda tener un control de todos los contribuyentes y sus declaraciones de impuestos.

El Registro Federal de Contribuyentes o RFC funciona como una carta de presentación ante muchas empresas o socios, cuando se busca obtener un empleo por primera vez, o asociarse con alguien.

De la misma forma, el RFC actualmente está teniendo una gran participación en los requisitos básicos para el trámite de muchos procesos que se relacionan con los entes gubernamentales o personales.

Un ejemplo de los procesos donde se requiere el RFC son la apertura de cuentas bancarias, acceder a la seguridad social dentro del país, e incluso, hasta vender alguna propiedad o inmueble.

¿Cómo se obtiene el RFC?

Obtener la clave del RFC es realmente sencillo, ya que se puede descargar accediendo a la página oficial del SAT, allí se encuentran los pasos para obtenerlo, con solo tener a la mano el CURP.