RFC y homoclave no son lo iguales

Cuando una persona cumple la mayoría de edad debe obtener uno de los requisitos más importantes por el resto de su vida: el Registro Federal de Contribuyentes, o mejor conocido como RFC.

RFC y homoclave no son lo iguales

Esta RFC se trata de una clave que se les otorga a las personas después de los 18 años, conformada por los datos de información básicos, y que permiten diferenciarse uno de los otros.

¿Cómo está conformada el RFC?

El RFC, como se menciona anteriormente, está conformado por lo datos esenciales de cada uno de los ciudadanos: nombres, apellidos, fecha de nacimiento, y dos dígitos asignados por el sistema.

Estos datos tienen un orden preciso, el cual se explica a continuación:

Primeros dos dígitos:

Se colocan las dos primeras letras del apellido paterno

Tercer dígito:

La primera letra del apellido materno

Cuarto dígito:

Primera letra del nombre

Quinto y sexto dígito:

Año de nacimiento

Séptimo y octavo dígito:

Mes de nacimiento

Noveno y décimo dígito:

Día de nacimiento

Tres últimos dígitos:

La homoclave dispuesta de dos números y una letra.

¿Qué es la homoclave?

Como se menciona anteriormente, la homoclave forma parte del RFC, sin embargo, no son los mismo, ya que la primera es tan solo uno de los elementos por lo que está conformado la clave ante el SAT.

La homoclave son los tres últimos dígitos que posee este documento, y son asignados por el sistema del SAT. A cada ciudadano le anexa dos números y una letra al azar.

A pesar de que estos dígitos son al azar, tienen una de las funciones más importantes de todo el RFC, puesto que sirve para evitar la duplicación de este documento.

De la misma forma, la homoclave del RFC funciona como el registro que se contabiliza en la base de datos del SAT para poder controlar quién está inscrito, o no, como contribuyente en el sistema.

¿El registro lo tiene el RFC o la homoclave?

Aunque ciertamente uno forma parte del otro, específicamente, el registro no se tiene por el RFC, debido a que sería mucho más complicado controlar a las personas por 13 dígitos que por 3.

Por lo tanto, aunque el RFC se utiliza completo (nunca se separa de la homoclave), ante la base de datos del sistema, los dígitos que registran y contabilizan los contribuyentes es la homoclave.

Con estos datos, el SAT tiene un control mucho más minucioso de todas las erogaciones de los ciudadanos, además de ser más sencillo ubicarlos en la base de datos.

Leave a Comment